Carrascal del río


DATOS GENERALES

Distancia a la capital: 72kilómetros.
Superficie (en Km2): 30,50.
Altitud: 859
Población: 185 habitantes.
Pedanías: Burgomillodo.
Comarca:Tierras de Sepúlveda.
Lugares de interés: Parque Natural de las Hoces del Río Duratón. Embalse de Burgomillodo. Ermita de San Frutos. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Bodegas soterradas.
Tradiciones: Durante la romería en honor a San Frutos se mantienen tradiciones como llevar al santo un ramillete de perejil y una vez en la ermita, cruzar agachados bajo un gran sillar. En Nochebuena, al igual que en Segovia, se celebra la 'carrera del pavo' en bicicleta sin cadena. 
Gastronomía: De la localidad caben destacar los asados de cordero lechal y platos como el bacalao con tomate. Además aún se realizan bollos de manteca caseros y se pueden degustar otros productos artesanos como magdalenas y tortas.
Fiestas: En el municipio festejan especialmente Las Candelas y San Blas, el 2 y el 3 de febrero; Santa Águeda, el sábado más cercano al 5 de febrero; San Isidro Labrador, el 15 de mayo; Nuestra Señora de la Asunción y San Roque, a partir del 15 de agosto; y la romería a San Frutos el 25 de octubre. En Burgomillodo festejan Nuestra Señora del Carmen, el fin de semana más próximo al 16 de julio y San Frutos, el 25 de octubre.


DESCRIPCIÓN

Por el nombre que adopto en su día la villa, Carrascal del Río, queda bien claro cual era la vegetación más abundante en el territorio, la carrasca, árbol de madera dura y leñosa, muy parecido a la encina, aunque más pequeño. Carrascal instala su caserío en la ribera del río Duratón, del cual toma el nombre, y dentro de su entorno han aparecido vestigios de época prehistórica, tardorromana y medieval, como es el caso del despoblado de Horcajo.

La iglesia parroquial de Carrascal se dedica a Nuestra Señora de la Asunción y a san Blas, y se ve que fue románica, pues todavía conserva dos ábsides semicirculares en la cabecera, uno más grande que el otro. Tiene una sola nave y dentro de ella podemos contemplar su pila bautismal románica, así como el colorista retablo mayor barroco, donde se entronizan, junto con dos buenas tablas pintadas, la imagen de la Virgen y el mencionado santo patrón.
Pero el edificio románico por excelencia de Carrascal lo es la ermita de San Frutos de Duratón, aunque para visitarla tengamos que hacerlo desde el pueblo de Villaseca. Este santuario es Monumento Histórico Artístico, y se ve que es una de las edificaciones en fábrica románica más antiguas de esta parte meridional de Castilla, pues se la fecha en el siglo XII, aunque se intuyen algunos elementos prerománicos.
La ermita se sitúa en el paraje de incomparable belleza natural de las Hoces del río Duratón, donde la naturaleza más tortuosa se ha dejado conquistar por la destreza y desafío de los maestros canteros. En este eremitorio vivió san Frutos (642-715) patrón de la diócesis de Segovia, y sus hermanos santa Engracia y san Valentín. Este centro religioso fue entregado en 1076 por Alfonso VI al abad Fortún de Silos, cuyos monjes benedictinos construyeron un monasterio del que tan sólo se conserva la iglesia y restos de las dependencias auxiliares del cenobio. 
En las inmediaciones de esta ermita de san Frutos también se puede visitar la Peña Llorona, que como su nombre indica es una roca de la que mana agua continuamente; la Cueva Carlista, y algunas otras más. 
En Burgomillodo y en el pago conocido como Los Muladares, se han localizado restos de un poblado indígena romanizado, así como de una villa romana. Esta villa presta su nombre y terreno para el embalse del río Duratón, y desde él se puede acceder a los ya mentados parajes de espectacular belleza, situados dentro de las Hoces del río Duratón. También en el pueblo puede verse la ermita del Carmen y de San Frutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada