San Miguel de Bernuy





DATOS GENERALES

Distancia a la capital: 66 kilómetros.
Superficie (en Km2): 18,30.
Altitud: 843.
Población: 181 habitantes.
Pedanías:-.
Comarca: Tierras de Cuéllar.
Lugares de interés: Iglesia de San Miguel. Ermita de la Virgen del Río. Río Duratón. Ruinas de las ermitas de Los San Martines, Los San Pedros y Las Ermitonas.
Tradiciones: Durante las fiestas de SanMiguel, en la jornada del domingo por la mañana, se sueltan patos salvajes o semisalvajes en el río. Losmozos son los encargados de saltar y nadar hasta capturarlos, para posteriormente degustarlos en lamerienda. Las inclemencias meteorológicas o la falta de animales han hecho que la tradición no haya podido celebrarse durante algunos años. 
Gastronomía: Son típicos en la localidad el lechazo asado y las chuletas a la brasa. 

Fiestas: Los vecinos de San Miguel de Bernuy celebran San Antonio de Padua, el 13 de junio, aunque su patrón es SanMiguel Arcángel, festividad que tiene lugar el día 29 de septiembre y durante todo el fin de semana último del mismo mes. Además, el 8 de septiembre es la fiesta de la Virgen del Río. Espacios naturales: El río Duratón, el Parque Natural de las Hoces del mismo río, el embalse de las Vencías o la senda natural de las hoces septentrionales del Duratón son algunos de los paisajes que integran el término.


DESCRIPCIÓN

En varios puntos del término municipal de San Miguel de Bernuy se han localizado algunos restos de asentamientos de la Edad del Hierro, así como importantes vestigios de una posible villa hispanorromana. En el libro becerro de las Behetrías de Castilla del siglo XIV, San Miguel ya figuraba siglado como Sant Migael de Bernuy, por lo que podemos ver que su nombre no ha cambiado mucho a través del tiempo y de la historia. Dentro de su término se localizan los despoblados de Bernúy y Sarasona. 
Como es de suponer la iglesia parroquial de San Miguel se dedica a este arcángel, el cual se nos muestra bien esculturado en su portada. Se ve claramente que en origen fue un buen edificio románico, conservando de esa época su cabecera con dos buenos capiteles calados y una buena parte de la torre. Interiormente el templo se cubre con bóveda de medio cañón apuntado, mientras que el resto del edificio es ya obra de fábrica del siglo XVIII. Si visitamos el interior del templo, veremos que dentro de él destaca su retablo mayor barroco, así como algunas otras buenas obras de imaginería.
Por detrás de esta iglesia, y sobre un promontorio que domina la cola del embalse de las Vencias, se localizan los restos de otra de las iglesias que tuvo la villa, que estaba dedicada a san Pedro. Ya dentro del casco urbano, la moderna ermita de la Virgen del Río patrona del pueblo también nos mostrará algunos elementos románicos, muchos de ellos reaprovechados de viejas iglesias de los despoblados de la zona, y que en la villa denominaban como las ermitonas. Destacar entre ellos, un grupo de tres canecillos situados en su fachada este.
Formando parte del entramado urbano del pueblo, podemos ver un buen barrio de bodegas-cueva típicas en muchas villas de esta comarca, un viejo puente medieval sobre el río Duratón, y así mismo disfrutar de algunos agradables parajes naturales, como la cola de ya mentado embalse de las Vencias con su área recreativa de Los Nogales, que dispone de piraguas para recorrerlo o el bosque de ribera del río Duratón.

UN APUNTE HISTÓRICO

San Miguel de Bernuy en el siglo XIX: La cárcel estaba en el edificio del Ayuntamiento a mediados del siglo XIX en San Miguel de Bernuy, cuando la localidad contaba con «60 casas de inferior construcción». Había también escuela de instrucción primaria para ambos sexos a la que acudían 24 alumnos. En general, el terreno, excepto la vega junto al río, era de inferior calidad y en él producían trigo, cebada, centeno, cáñamo y algunas legumbres. Además, sus gentes tenían ganado lanar y vacuno, disponían de libres, conejos, perdices y otras aves de caza en el término y barbos, cachos, bermejuelas y alguna anguila en el Duratón, cuyas aguas también servían para mover dos molinos harineros. Eran entonces 50 vecinos que sumaban «163 almas».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada